RS-Ingenieria

Calidad de las aguas subterráneas

Calidad de las aguas subterráneas: control y diferentes usos

El agua del subsuelo ocupa el segundo puesto a nivel mundial como reserva de agua dulce en nuestro planeta por detrás de los casquetes polares y por delante de los embalses y lagos. La importancia de la calidad de las aguas subterráneas se pone de manifiesto debido a que mucha de la que consumimos proviene de los diferentes manantiales, pozos y fuentes existentes y que suministran consumo tanto para las personas como para los animales, la agricultura o para diferentes actividades industriales, hasta el punto de que en numerosas zonas, el agua subterránea es la principal fuente de agua dulce. Pero ¿cómo sabemos que es apta para su consumo?

Cuál es la calidad del agua subterránea

La calidad del agua subterránea hace referencia a parámetros como la temperatura, a la ausencia de contaminantes biológicos y tóxicos o a la cantidad de sólidos disueltos, siendo necesario además que el agua tenga unos parámetros adecuados de sales y minerales para poder ser agua potable. Un agua que presente químicos o un alto contenido en sustancias disueltas debido a la alteración de los suelos puede presentar un sabor amargo, es lo que se considera como agua dura, y no es apta para el consumo humano ni recomendable para uso doméstico, ya que es la responsable de la cal que puede aparecer en numerosos aparatos.

Pese a que la tierra es un excelente sistema para filtrar partículas, pueden encontrarse gases y sustancias químicas disueltas en las aguas subterráneas capaces de originar graves problemas. También, pueden ser contaminadas por elementos químicos industriales, domésticos o provenientes de la agricultura que están sobre la superficie. Además, en climas fríos o zonas marinas puede sufrir una contaminación por un exceso de sal y en áreas rurales por los pozos sépticos.

Todo esto hace que la extracción del agua del subsuelo para un consumo humano deba ser controlada y analizada para evitar los numerosos problemas que puede inducir en la salud a causa de su ingesta.

Control de calidad de aguas subterráneas

El agua subterránea dulce o salada debe alcanzar un buen estado químico y cuantitativo. Al mismo tiempo, tiene que alcanzar un equilibrio entre su extracción, su alimentación en los acuíferos y en los diferentes ecosistemas terrestres que facilitan su descarga.

Son las diferentes confederaciones hidrográficas las que se encargan del control de calidad de las aguas subterráneas y las que establecen los parámetros necesarios que deben tener para los diferentes usos que puedan originar.

Para qué se puede usar el agua subterránea extraída de una parcela

El agua subterránea que extraemos de una parcela puede usarse para:

  • Abastecimiento: El agua subterránea es aprovechada como potable en la mitad de la población mundial. En España, el 22 % de los municipios mayores de 20 000 habitantes se abastecen con aguas provenientes del subsuelo, siendo el 70 % en las poblaciones menores, así como la mayor parte del agua embotellada.
  • Usos industriales: Supone un suministro constante de agua fiable y evita los riesgos por corte en el suministro, además es más económica.
  • Riegos: El 70 % del agua para riego a nivel mundial proviene del subsuelo. Al igual que ocurre en los usos industriales, el agua subterránea es un factor generador de riqueza y empleo.

Pero no solo debemos tener en cuenta la calidad de agua subterránea que obtengamos, sino la cantidad y la profundidad que se encuentre para que el proceso sea rentable. En RS Ingeniería estamos especializados en estudios de localización de aguas subterráneas y en la legalización de pozos; si hay agua la encontramos y determinamos para qué puede utilizarse.

Si tiene alguna duda sobre la calidad de las aguas, puede consultarnos a través del formulario de contacto e intentaremos resolverla.

Subir