RS-Ingenieria

Carrito

No hay productos en el carrito.

Agua de pozo con mucho hierro: ¿es posible eliminarlo?

Encontrar hierro en el agua subterránea es bastante frecuente y es uno de los contaminantes más habituales que podemos encontrarnos en un pozo. Muchas personas que se están planteando una instalación de captación de aguas subterráneas piensan que esto puede ser un problema, pero lo cierto es que solucionar el agua de pozo con mucho hierro es algo bastante simple y fácil. Veamos cómo hacerlo.

Por qué el agua del pozo puede tener hierro

Un agua de pozo con mucho hierro es mucho más normal de lo que podamos llegar a pensar. Y es que, en las aguas subterráneas, lo normal es encontrar partículas férricas en niveles de concentración que oscilan entre los 0 y los 50 mg/l.

A través de la corteza terrestre, el hierro entra en el agua del pozo. Es uno de los minerales más abundantes en el subsuelo (un 5 %), por eso es uno de los problemas más normales con los que un propietario de un pozo se encuentra. Cuando llueve, las aguas se filtran en el suelo y van disolviendo los sedimentos que tiene la tierra. Esta agua va a parar a los acuíferos y de aquí acaba llegando a los pozos, que se alimentan de ellos.

Al ser uno de los recursos naturales más comunes del subsuelo, lo normal es que el agua subterránea lo contenga y por ello, eliminar el hierro en el agua de un pozo es algo que debe tenerse presente cuando se quiere tener una instalación de estas para el abastecimiento particular de una parcela o terreno.

Por otro lado, hay otra causa por la que un pozo de agua pueda contener hierro. Y es debido a las tuberías corroídas o que están oxidadas. Es muy frecuente que en instalaciones antiguas pueda haber conductos o elementos de hierro que las compongan, y una exposición prolongada al oxígeno o al agua, puede producir una descomposición de sus partículas férricas y contaminar un depósito de agua. En estos casos, con cambiarlas o con construir otro pozo se soluciona  el problema.

Cómo eliminar el hierro del agua de pozo

Para saber cómo eliminar el hierro del agua de un pozo, lo primero que hay que hacer es identificar de qué tipo es. El hierro se puede manifestar de tres formas: férrico, ferroso y bacteriano, y para deshacernos de él se emplearán diferentes soluciones:

  • Hierro férrico: Es insoluble, por lo que sus partículas de hierro aún no se han disuelto en el agua. Para eliminarlo, basta con usar filtros de sedimentos.
  • Hierro ferroso: En este caso, el hierro se encuentra completamente disuelto en el agua, y para eliminarlo pueden emplearse varios métodos, entre los que destacan el uso de ablandadores de agua, o de oxidantes como la arena verde de manganeso, el birm o filtros de KDF.
  • Hierro bacteriano: Es el tipo más desagradable de contaminación, ya que se trata de bacterias que se han adherido al hierro. Se manifiesta en aquellas instalaciones con mal mantenimiento y es el que más problemas causa, como la obstrucción de tuberías, de la propia bomba del pozo y manchas en inodoros y bañeras. Para su eliminación, hay que proceder a hacer una cloración de choque en toda la instalación.

Si estás pensando en hacer una instalación de captación de aguas subterráneas, el agua de pozo con mucho hierro no debería de ser un problema, ya que es algo habitual y que puede evitarse fácilmente. Lo importante es realizar una buena captación y un buen mantenimiento del sistema, y para ello, en RS Ingeniería tenemos la solución.

Subir